sábado, 20 de agosto de 2016

Tartitas de limón y mascarpone


Fans del limón, si me estáis leyendo, os recomiendo encarecidamente que probéis esta receta. Si os priva el sabor ácido de esta fruta, el postre de hoy os encantará. 

Estas tartitas tienen una base de masa tipo sablée aromatizada con ralladura de limón, y están rellenas de una crema de queso mascarpone y zumo y más ralladura de limón. Divino, ¿verdad? El relleno es cremoso y jugoso, fruto de la adición del mascarpone. Y la masa, una delicia, que combina el sabor de la mantequilla con el aroma de los cítricos (creo que en todos los posts en los que os hablo de sablées, se nota mi gusto por este tipo de masas; son mis favoritas). 

martes, 16 de agosto de 2016

Tarta de coco y vainilla rellena de crema pastelera


Os prometo que yo odiaba la crema pastelera. La odiaba con todas mis fuerzas. Hasta hace bien poco, era una de esas elaboraciones que evitaba hacer por todos los medios. Es más, siempre que acudía a una pastelería, preguntaba por los dulces que no la contuvieran. En mis inicios en el mundo repostero, me negaba a preparar cualquier tipo de pastel, tarta o pieza de bollería rellena de ella. 

Y es que hasta que no me he metido de lleno en el universo pastelero, y me he visto obligada a elaborar y probar esta crema, no he sabido que he estado la mayor parte de mi vida viviendo una mentira. Porque la crema pastelera me gusta. ¡Y me gusta mucho!

sábado, 13 de agosto de 2016

Galletas shortbread de vainilla


Durante este verano no he parado de desafiar las terribles temperaturas encendiendo mi horno a diario. Me he negado a reducir mis prácticas reposteriles por culpa de la estación del año que me resulta más odiosa. Tampoco he permitido que mi Proyecto Final se pudiese ver perjudicado por el calor estival. Pero desde que dio comienzo esta semana estoy de mejor humor. Veréis...

miércoles, 10 de agosto de 2016

Scones irlandeses con pasas y mucha mantequilla


¡Quién me iba a decir hace un año que a estas alturas estaría a un paso de ser oficialmente pastelera! ¡Aún no me lo creo! 

¡¡¡Solo me queda el Proyecto Final!!!

Mi gusto por la pastelería fue surgiendo poco a poco, desde que era niña. Disfrutaba rebuscando recetas entre las revistas y fichas de cocina que mi madre tenía por casa, para posteriormente probar a hacerlas yo solita. Entre algún que otro error y muchas satisfacciones, mi gusto por este universo fue en aumento. Ya algo más crecidita, sin pensarlo dos veces, abrí este blog, con el único objetivo de ir guardando en él esas recetas que probaba y me habían gustado. Sin darme apenas cuenta, a medida que me adentraba más y más en el mundo de la cocina, descubrí lo tremendamente feliz que me hacía elaborar productos de repostería, fueran del tipo que fuesen: dulces, salados, piezas de bollería... 

sábado, 6 de agosto de 2016

Sándwich de peras asadas a la sidra, nueces pecanas y queso


¿Alguna vez os he comentado que me cuesta horrores comer fruta? 

Me gusta, pero no veo el momento de hincarle el diente a una pieza. Comer una manzana, una pera o incluso un melocotón (la que más me gusta) me resulta muy pesado. Por lo que a no ser que utilice alguna de ellas en alguno de mis experimentos reposteros o bien las añada como ingrediente a una ensalada, las frutas brillan por su ausencia en mi alimentación. 

martes, 2 de agosto de 2016

Tartaletas Bakewell con moras


Toc, toc. ¿Sigue alguien ahí? 

¿Alguien que no dude en encender su horno y desafiar las elevadas temperaturas de esta (odiosa) época estival?

Si seguís dispuestos a hornear delicias sin miedo a morir derretidos, seguid leyendo...

Porque la receta de hoy es MARAVILLOSA. 

Es una auténtica exquisitez: unas tartaletas Bakewell.

viernes, 29 de julio de 2016

Coca de mollitas


Desde que de mi horno salió mi primera coca de mollitas, puedo afirmar que soy mil millones de veces más feliz. Entendedme. Hasta hace escasas semanas, tenía que conformarme con guardar en mi memoria el recuerdo de su sabor. 

Y es que este tipo de coca sólo la comía en Alicante. Y, a pesar de mi gusto por el mundo pastelero, nunca la había probado a hacer en casa, aunque siempre la idea había rondado en mi cabeza. Creía que sería muy compleja, y que tanto su sabor como su textura serían muy difíciles de lograr. 

Pero, como siempre, estaba equivocada.

viernes, 22 de julio de 2016

Muffins de sirope de arce, coco, almendra y naranja (sin huevo)


¡Qué poco me gustó el jarabe de arce la primera vez que lo probé! No os podéis hacer una idea del repelús que me produjo. 

Fue en el colegio, y yo tendría unos 13 años, más o menos. A modo de intercambio, una decena de alumnos procedentes de Estados Unidos acudieron a nuestro centro durante una o dos semanas. Si la memoria no me falla, estos alumnos hicieron varias presentaciones de algunas de las costumbres del país. Entre otras cosas, hablaron del sirope de arce. Para probarlo, nos sirvieron un poquito en unos vasos de plástico. Sólo un sorbo. Lo justo para captar el sabor. 

viernes, 15 de julio de 2016

Tarta de melaza, jengibre y lima


Que quede constancia aquí y ahora: desde ya, me declaro fan incondicional de la melaza.

Sí, señor. Compré un tarro hace muchííííííísimo tiempo, y no lo he utilizado hasta hace escasas semanas. Con enorme entusiasmo, lo desempolvé para agregar una pequeña cantidad a unas galletas que tuve que elaborar para el curso de Pastelería. Por entonces, me encantó tanto el sabor a tostado como la textura un poco pegajosa que les aportó. 

martes, 12 de julio de 2016

Pancakes


Han tenido que transcurrir cinco años como bloguera repostera, para preparar mis primeros pancakes. Era una receta que siempre había querido probar, sobre todo, con lo mucho que me gustan otras masas líquidas similares, como la de los crêpes o los blinis. Pero, como suele ocurrir, siempre acababa probando otro tipo de dulces o experimentando con otras recetas que creía más interesantes. 

viernes, 8 de julio de 2016

Ensalada de arroz con garbanzos y frutos secos


No me gusta el verano. Sobra decir que tampoco el calor. Las altas temperaturas me agobian mucho. También las playas abarrotadas. Y, por estas fechas, temo llegar a pleno julio y agosto, y padecer otro año más esa horrible sensación de no saber dónde meterme para tratar de huir de esas olas de aire africano.El verano me deprime.

Temo (mucho) verme obligada a reducir mis hornadas de dulces y pasteles por culpa de las elevadas temperaturas. Pienso en ello y lloro. Lloro mucho. 

Por eso, mientras llega el calor más infernal y enfermizo, yo sigo horneado dulces e ideando nuevas recetas para el blog. Si me seguís en Instagram, seguro que estaréis al tanto de las delicias que nos acompañan a diario en casa.

Analytics