Cheesecake esponjosa de coco, sin azúcar

En mi ánimo por seguir indagando en el universo de la repostería sin azúcares están saliendo de mi horno recetas realmente increíbles, meritorias de su propio espacio en el blog. Una de ellas es esta que hoy comparto con vosotros.

Os confieso que no estaba en mis planes publicarla. Cuando la hice solo pretendía probar otra manera de preparar una cheesecake. Pero cuando vi que quedó tan increíblemente rica, con una textura tan genial, no dudé en que tenía que dedicarle una entrada.

Y no solo lo he pensado yo, también vosotros con solo atisbar una pequeña porción. Así fue según la última encuesta que dejé en Stories, en la que casi un aplastante 80% de mis seguidores dijo que esta tarta tenía que ser la próxima protagonista.

Vuestros deseos son órdenes y la receta de esta cheesecake ultra esponjosa ya la tenéis aquí. En este caso, a diferencia de otras tartas de queso, se elabora con claras montadas, las cuales aportan esa esponjosidad tan increíble, que se percibe desde el primer hasta el último bocado.


Cheesecake esponjosa de coco, sin azúcar:

INGREDIENTES (para un molde alto de 18cm)

- Para la base:

  • 60g de galletas tipo María (sin azúcares)
  • 3 cucharadas de coco rallado
  • 30g de mantequilla fundida


- Para el relleno:

  • 350g de queso crema, tipo Philadelphia
  • 150g de leche de coco (de la de lata)
  • 75g de edulcorante (eritritol o similar)
  • 45g de maizena
  • 2 yemas de huevo
  • 1 clara de huevo
  • Pizca de sal


- Para la cobertura:

  • 150g de nata líquida para montar (al menos, 35% de m.g.)
  • 100g de yogur griego natural
  • 2 cucharaditas de edulcorante (eritritol o similar)


PREPARACIÓN

- Para la base:

  1. En primer lugar, machacamos las galletas hasta casi triturarlas, pero dejad algunos pedacitos para que den textura.
  2. Mezclamos las galletas con el coco y la mantequilla fundida.
  3. Añadimos dentro del molde engrasado y compactamos muy bien. Dejamos enfriar dentro de la nevera mientras seguimos con el resto de la receta.


- Para el relleno:

  1. Precalentamos el horno a 170ºC.
  2. Batimos las yemas con el edulcorante hasta que blanqueen y dupliquen su volumen.
  3. A continuación, añadimos el queso y seguimos batiendo hasta que no haya grumitos.
  4. Agregamos la leche de coco. Y después, la maizena.
  5. Con las varillas bien limpias, montamos la clara con una pizca de sal, pero no las dejaremos muy duras. Integramos con suavidad y movimientos envolventes dentro de la mezcla anterior.
  6. Sacamos el molde del frigorífico, y vertemos dentro esta preparación.
  7. Horneamos 45-50 minutos a 170ºC o hasta que haya cuajado y la superficie se haya tostado.
  8. Dejamos enfriar dentro de la nevera hasta el día siguiente.


- Para la cobertura:

  1. Cuando la tarta esté bien fría, la desmoldaremos y preparamos la cobertura. Para ello, batimos la nata con el edulcorante hasta que esté semimontada.
  2. En este punto, añadimos el yogur (frío), y seguimos batiendo hasta que la nata monte bien.
  3. Extendemos un buen copete de esta crema sobre la tarta y espolvoreamos generosamente con coco rallado.

VALORES NUTRICIONALES POR RACIÓN (salen 7):
  • Cal: 339Kcal
  • HC: 11,7g
  • P: 7,5g
  • G: 29,8g
  • Fibra: 0,7g



Comentarios