sábado, 16 de septiembre de 2017

Cheesecake con miel y galletas Oreo Golden


Nunca he sido muy fan de las galletas Oreo. Pero reconozco que dan muchísimo juego en el mundo de la repostería. Su característico aspecto y su sabor a no-sé-bien-qué las hacen imprescindibles en la despensa de los hogares. Yo siempre suelo tener una cajita, por si me da por hacer algún experimento con ellas. 


Mi madre, que conoce y sufre mi afición por la repostería y, en consecuencia, por este tipo de ingredientes, no duda en comprar cualquier chocolatina, galleta o dulce que ve por el supermercado y le parece novedoso y, al mismo tiempo, susceptible de ser añadido a alguno de mis inventos reposteros. Fue el caso de las Oreo Golden. Recientemente, las vio en el súper y no dudó en que me haría ilusión la sorpresa de llegar a casa y disponer de un nuevo ingrediente con el que idear algo chulo para el blog. Y así fue. 



Yo, feliz, desde ese día estuve maquinando una receta con ellas. Después de unas cuantas vueltas, su sabor a vainilla me pareció que combinaría a la perfección con la miel y que el queso crema contrarrestaría el dulzor de ambas partes. 


Estaba claro, pues: irían dentro de una tarta de queso. 

La base, de galletas Oreo Golden. El relleno, queso crema (por supuesto), miel, un pelín de chocolate blanco y más Oreos Golden. La cobertura, una especie de crumble hecho con las susodichas galletas, pedacitos de chocolate blanco y más miel. 

¿El resultado de todo este conglomerado? Un espectáculo que espero que probéis muy pronto. Os sorprenderá lo rica que queda.



P.D: Ahora que no nos oye nadie (modo susurro: ON), os aseguro que el sabor de estas galletas mejora muy, pero que muy considerablemente dentro de esta tarta. Solas, sin más, no valen mucho. Están bastante mejor las clásicas. Al menos, tienen algo más de gracia. 


Cheesecake con miel y galletas Oreo Golden:

INGREDIENTES (para un molde de 18cm de diámetro):
- Para la base:
  • 60g de mantequilla fundida
  • 200g de galletas Oreo Golden, trituradas

- Para el relleno:
  • 500g de queso crema
  • 130g de miel de flores
  • 110mL de nata espesa
  • 20g de maizena
  • 6 galletas Oreo Golden desmenuzadas
  • 2 huevos M
  • 2 yemas de huevos M
  • 60g de chocolate blanco, fundido

- Para la cobertura:
  • Galletas Oreo Golden, cortadas en trozos de medio centímetro
  • Chocolate blanco, cortado en daditos
  • Miel de flores, la necesaria para amalgamar 


PREPARACIÓN

  1. Comenzamos mezclando la mantequilla fundida con las galletas trituradas. Cubrimos con esta masa la base de un molde redondo desmontable (con la base cubierta con papel vegetal) y levantamos un centímetro de pared. Presionamos y enfriamos en la nevera mientras continuamos con el resto de la elaboración. 
  2. Precalentamos el horno a 160ºC.
  3. A continuación, batimos el queso crema hasta que no tenga grumitos. Agregamos la miel y batimos de nuevo. Incorporamos los huevos y las yemas, de uno en uno. Después, la nata, la maizena y los trocitos de galleta, y mezclamos. Por último, agregamos el chocolate blanco.
  4. Sacamos el molde de la nevera, y vertemos sobre la base el relleno anterior. Horneamos 1h y 20 minutos, aproximadamente, a 160ºC (pasados los primeros 50 minutos, si vemos que la superficie se ha dorado lo suficiente, cubrimos con papel de aluminio, y continuamos la cocción). Una vez horneada la cheesecake, apagamos el horno, entreabrimos la puerta y dejamos la tarta dentro durante 45 minutos o 1 hora más. Enfriamos durante toda la noche.
  5. Al día siguiente, para la cobertura, mezclamos, al gusto, galletas desmenuzadas, trocitos de chocolate blanco y un poco de miel, la necesaria para amalgamar el conjunto. Cubrimos con este crujiente la superficie de la tarta y servimos. 



¡¡Un besazo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Analytics