jueves, 2 de febrero de 2017

Bizcochitos borrachos con Anís Chinchón y yema tostada


La semana pasada llegó a mi casa, por cortesía de González Byass, una botella de Anís Chinchón Dulce. Recibirla me hizo la mar de feliz. 

No es nuevo si os digo que me encantan el dulzor y aroma característicos de esta bebida. Es uno de mis ingredientes favoritos a la hora de preparar postres. Con lo que, prácticamente de inmediato, me puse a maquinar una receta en la que este extraordinario espirituoso fuera el protagonista. Y cuando digo "extraordinario" no exagero. Hasta ahora no había probado este en concreto, y reconozco que merece mucho la pena. No soy una experta en bebidas alcohólicas, pero sí hago bastantes dulces con ellas, y como repostera os puedo asegurar que aporta un sabor y aroma estupendos. A mí me ha parecido más intenso que otros, con lo que he conseguido unos bizcochos borrachos que son una delicia para el paladar (modestia aparte) y, sobre todo, irresistibles para quienes como a mí os guste sobremanera el sabor a anís en cualquiera de sus versiones, ya sea como bebida, en infusión, estrellado, molido, etc. 




La receta es súper fácil de hacer, asequible para cualquiera. Tan solo tendréis que hacer un bizcocho sencillísimo y cortarlo en cuadrados, y elaborar una especie de yema, que extenderemos sobre los bizcochos y ¡¡¡sopletearemos!!! Y, queridos, ¿qué mejor motivo que usar el soplete para echar a correr hacia la cocina para preparar este magnífico postre?


¿Lo tenéis todo? 

¿Que no?


Pues si no es así, ya estáis añadiendo ingredientes a la lista de la compra para deleitar a vuestra familia este fin de semana con estos jugosos bizcochitos que, como el buen vino, cada día que pasa están más ricos. 



Bizcochitos borrachos con Anís Chinchón y yema tostada:

INGREDIENTES
- Para el bizcocho:

  • 5 huevos M
  • 130g de harina de repostería
  • 100g de azúcar blanquilla
  • 50g de mantequilla fundida
  • La ralladura de medio limón


- Para el almíbar:

  • 180g de azúcar
  • 120g de agua
  • 150g de Anís Chinchón Dulce (y un poquito más para darles un toque extra de espirituoso ^_^)


- Para la yema tostada:

  • 2 huevos L
  • 140g de azúcar blanquilla
  • 60mL de agua
  • 30g de maicena
  • Un poco más de azúcar para quemarla con el soplete



PREPARACIÓN
- Para el bizcocho:

  1. Batimos los huevos con el azúcar hasta que hayan triplicado su volumen, durante unos 8 minutos a velocidad alta. Añadimos la harina tamizada en forma de lluvia, y batimos hasta que se integre. Por último, la mantequilla y la ralladura de limón. Y volvemos a batir.
  2. Vertemos en un molde cuadrado de 18-20cm de lado y horneamos 25-28 minutos a 180ºC (en el horno precalentado). 
  3. Cuando se haya enfriado, lo desmoldamos y lo cortamos en nueve cuadrados iguales. Los colocamos dentro de una fuente o bandeja con un poco de profundidad (con 3-5cm es suficiente).


- Para el almíbar:

  1. Mientras el bizcocho se hornea, elaboramos el almíbar. Para ello, en un cazo calentamos el agua con el azúcar. Cuando entre en ebullición, retiramos del fuego y añadimos el anís. 
  2. Volvemos a poner al fuego y dejamos que hierva durante dos minutos. Pasado este tiempo, sacamos el almíbar a un bol y lo dejamos enfriar.


- Para la yema: 

  1. Batimos en un cazo los huevos con el agua y el azúcar. Añadimos la maicena y batimos hasta que no quede ningún grumito. 
  2. A continuación, calentamos la crema a fuego medio, sin parar de remover con unas varillas. Veremos que la crema va poco a poco espesando y cociendo, y cuando tenga una textura similar a la de una crema pastelera, la retiramos del fuego y la dejamos enfriar en un bol.



- Para terminar:

  1. Cuando tengamos nuestros bizcochos cortados y el almíbar y la yema fríos, procederemos a mi paso preferido: "emborracharlos". Llenamos medio vasito, aproximadamente, de anís, y con ello pincelamos la superficie de nuestros bizcochos (si los van a tomar niños, obviad este paso). E inmediatamente después comenzaremos a almibarar. Para ello, con un pincel y paciencia, vamos pincelando nuestros bizcochos hasta que absorban todo el almíbar. Aunque os parezca mucho, tendréis que añadirlo absolutamente todo, lo admitirán.
  2. Extendemos nuestra yema pastelera sobre cada uno de los bizcochitos y espolvoreamos, aproximadamente, una cucharadita de azúcar blanquilla sobre ella. Sopleteamos hasta que estén bien dorados.



Espero que os haya gustado mi receta con Anís Chinchón. ¡¡Un besazo!!

1 comentario:

  1. Que bueno, se mete por los ojos por dios huuuu.Que pases un hermoso día.Bsss

    ResponderEliminar

Analytics