miércoles, 24 de junio de 2015

Bizcocho de yogur con glaseado de limón



El bizcocho de hoy es perfecto para el desayuno. Y estoy segura de que lo repetiréis varias veces. Porque es hipersencillo de hacer y resulta con un sabor muy rico, una textura ligera y un jugoso interior. 




Y, lo mejor de todo, es que no hace falta batir hasta la extenuación o hasta ver consumidas todas nuestras fuerzas en el batidor. Tampoco hará falta la batidora más potente del mercado. Ni siquiera las varillas eléctricas de toda la vida.


 - ¿Entonces?, os preguntaréis.

- Pues que sólo tendréis que mezclar. Nada de batir, responderé.

- ¿Y resulta tan esponjoso y jugoso? ¿Sin haber batido, previamente, las claras a punto de nieve? 

- Sí, mucho. Con una jugosidad que permanece hasta 3 días. 



Bizcocho de yogur con glaseado de limón:
Receta adaptada de Bon Apétit, mayo de 2012.

INGREDIENTES 
- Para el bizcocho:

  • 260g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura química en polvo
  • 3/4 de cucharadita de sal
  • 250g de azúcar
  • 1 y 1/2 cucharaditas de ralladura de limón
  • 220g de yogur griego
  • 65g de aceite de oliva virgen extra
  • 2 huevos
  • 1/2 cucharadita de vainilla 


- Para el glaseado:

  • 130-150g de azúcar glas fino o icing sugar (dependerá de la cantidad de zumo que tengáis y la densidad que queráis darle al glaseado)
  • El zumo de un limón pequeño 


PREPARACIÓN 
- Para el bizcocho:

  1. Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos y enharinamos un molde rectangular. 
  2. Tamizamos juntas la harina, la levadura y la sal. 
  3. Por otro lado, con las puntas de los dedos, mezclamos la ralladura de limón con el azúcar. 
  4. En un bol grande, mezclamos el yogur y el aceite. A continuación, agregamos los huevos y, por último, la vainilla. Agregamos, sobre esta preparación, la mezcla de azúcar y ralladura de limón y, después, la mezcla de harina. Mezclamos con una espátula de goma hasta obtener una masa homogénea.
  5. Vertemos sobre el molde y horneamos 50-55 minutos a 180ºC. Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.


- Para el glaseado:

  1. En un pequeño cuenco, mezclamos con la ayuda de un tenedor o unas varillas manuales el icing sugar tamizado con el zumo de limón hasta que no quede ningún grumito. Podemos ir añadiendo más azúcar hasta que comprobemos que el glaseado tiene la textura que deseamos.
  2. Vertemos sobre el bizcocho horneado y completamente frío. Volvemos a dejar reposar unos 30 minutos o hasta que el glaseado se endurezca.


Un besazo!!! 

2 comentarios:

  1. Ya de por sí el bizcocho está riquísimo, pero es que con ese glaseadito de limón
    mmmmmm imperdible
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, el glaseado es un punto buenísimo, que acompaña a la perfección el bizcocho. Y, además, contribuye a que la presentación qu de mucho mejor.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar

Analytics