lunes, 30 de diciembre de 2019

Vánocka con pasas y nueces, ¡¡y feliz 2020!!


Tal y como os prometí, sigo con las recetas navideñas. Menos mal que estoy siendo capaz de sacar algún huequito para redactar los posts. Hago un esfuerzo importante, creedme. Pero es que me gusta tantísimo esto: desde la elaboración de la receta hasta el tener que enfrentarme a la página en blanco, así como la preparación de todo el atrezzo para las fotos... que aunque las ojeras hayan adquirido su mayor diámetro posible y los párpados se me cierren con cada pulsación en el teclado, lo disfruto infinitamente. 



La receta de hoy quizá sea un pelín más compleja que las últimas, pero el esfuerzo y la paciencia tendrá su merecida recompensa cuando cortéis una rebanada de este brioche navideño y os encontréis con una miga ultraesponjosa, tierna y jugosa donde las haya. Y esa corteza crujiente y tostada, con ese sabor de los frutos secos horneados, que resulta celestial. Confieso que no me pude resistir a elaborarlo con una mezcla de nueces de California y nueces pecanas. Tengo verdadera pasión por las nueces... y las pecanas me rechiflan.


Y sí, como intuiréis después de haber leído el título, sigo buscando recetas navideñas de fuera de nuestras fronteras. La entrada de hoy se la he dedicado a un pan dulce de origen checo, que se consume especialmente en Navidad. Entre su masa suelen esconderse dulces y jugosas pasas y frutos secos variados. La mayor dificultad de su elaboración reside en la forma trenzada que lo caracteriza. Llegados a este punto ¡¡¡no quiero que  cunda el pánico!!! Y es que os he realizado unas cuantas fotos con el paso a paso de cómo he llevado a cabo el proceso de trenzado con las que espero que os quede súper claro y no tengáis ningún problema.

Para la preparación, seguí la receta de A Home Made Living, aunque realicé algunas modificaciones en las cantidades y el proceso de elaboración. 



Vánocka con pasas y nueces:
Receta adaptada de A Home Made Living

INGREDIENTES (para una trenza grandota, grandota; unas 10 rebanadas gorditas)

- Para la masa:
  • 510g de harina de fuerza
  • 150g de azúcar blanquilla
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 25g de levadura fresca
  • 120g de mantequilla, en dados
  • 2 yemas de huevo
  • 250mL de leche templadita
  • 60g de pasas
  • 30g de nueces de California, picadas
  • 30g de nueces pecanas, picadas

- Para barnizar la masa antes del horneado:
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de agua

- Para espolvorear sobre la masa:
  • Más nueces picadas
  • Azúcar glas


PREPARACIÓN
  1. En el bol de la amasadora añadimos la harina, las yemas, la sal, el cubito de levadura y la leche tibia. Amasamos con ayuda del gancho de amasar durante unos tres o cinco minutos, hasta que veamos que están todos los ingredientes integrados. 
  2. Añadimos el azúcar, y volvemos a amasar cinco minutos más.
  3. A continuación, con la máquina en marcha, vamos integrando los dados de mantequilla. Amasamos 15-20 minutos o hasta que la masa esté lisa y se despegue de las paredes del bol. 
  4. Formamos una bola con la masa, la introducimos de nuevo dentro del bol, tapamos con film y la dejamos fermentar durante unas dos horas o hasta que doble su volumen.
  5. Transcurrido este primer levado, desgasificamos la masa y le integramos los frutos secos y las pasas.  
  6. Dividimos la masa en cinco piezas con forma de choricillo: tres largas (40-35cm) y dos más pequeñas (20cm), de la mitad de tamaño que las primeras. 
  7. Colocamos las tres más largas sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Y las trenzamos, como si hiciésemos una trenza de pelo. 
  8. En la superficie de trabajo, trenzamos entre sí las dos piezas pequeñas. Colocamos esta segunda trenza sobre la primera. Introducimos los bordes dentro de la trenza grande para fijarla y que no se nos caiga. Tapamos con film y dejamos levar unos 30-60 minutos.
  9. Precalentamos el horno a 175ºC.
  10. Pincelamos la masa con la mezcla de huevo y agua, espolvoreamos más nueces picadas, y horneamos 50-60 minutos a 175ºC. Transcurridos los primeros 25 minutos de horneado, tapamos con papel de aluminio para que la superficie no se dore de más. Dejamos enfriar por completo antes de consumir, espolvoremos con azúcar glas ¡¡y a disfrutar!!


¡¡Y con este pedazo de brioche, feliz año 2020, queridos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Analytics