lunes, 22 de julio de 2019

Ensalada de quinoa y brócoli con aliño de miel y mostaza


Hoy no os haré encender el horno. Tendré piedad con todos vosotros ante este calor tan asquerosillo, pegajoso e infernal que, según las previsiones, nos acompañará toda la semana. En esta ocasión, os propongo una receta fresquita, saludable y muy nutritiva, de las que casi nos sirven como plato único. 


Como sé que os gustan mis recetas con quinoa, aquí va una ensalada con la quinoa y el brócoli como protagonistas. Espero que también os súper encante, y la hagáis este veranito en vuestras casas. 


Confieso que no como quinoa muy a menudo pero, como ya os he comentado en anteriores posts, me gusta como idea para variar las comidas semanales. Reconozco que cada vez soy más perezosilla para cocinar, y tiro de ensaladas de lechuga, arroz o legumbres habitualmente. Me vienen genial sobre todo en esta época del año, ya que vuelvo de entrenar después de las cuatro de la tarde, y lo último que quiero a esas horas es encender la vitrocerámica. Las dejo hechas la noche anterior, y al día siguiente (a eso de las cuatro y media), solo tengo que sacarlas de la nevera, y al plato. Procuro, además, que sean lo más completas posible para no tener que prepararme nada más. Una serie de premisas bajo las que surgió la receta de hoy, y que quedó tan rica, que merecía un hueco en este blog.


En casa nos encantó, y ya la hemos repetido en un par de ocasiones. Combina la quinoa con una de las verduras que nunca faltan en mi frigo: el brócoli. Lo comemos todas las semanas, casi sin excepción. Nos encanta. Y los anacardos le dan un punto que la hace aún más deliciosa e irresistible. Soy una fanática de este tipo de frutos secos, lo admito. Espero que os guste.

Ensalada de quinoa y brócoli con aliño de miel y mostaza:
INGREDIENTES (para 3-4 raciones)
  • Un brócoli de medio kilo o cuatrocientos gramos, aproximadamente
  • 200g de quinoa (yo usé quinoa tricolor, porque era la que en ese momento tenía en la despensa)
  • 1 zanahoria grande o dos medianas, cortadas en daditos
  • Una lata pequeña de maíz dulce
  • Un buen puñado de anacardos fritos
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 buen chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 1 diente de ajo


PREPARACIÓN
  1. En primer lugar, cortamos el brócoli en ramilletes y lo hervimos en agua con sal durante unos ocho minutos, o hasta que esté tierno. NOTA: Yo no tiro el tronco central del brócoli, siempreo aprovecho; en este caso, le retiro la capa más leñosa con un pelador, a continuación, lo corto en trocitos, y lo cuezo junto con los ramilletes. 
  2. Una vez tierno, escurrimos el agua, y reservamos el brócoli por una parte y el caldo por otra. El brócoli lo rehogaremos en una sartén con aceite y un diente de ajito bien picado. Dejamos enfriar.
  3. Por otro lado, cubrimos el fondo de una cazuela con aceite de oliva virgen extra. Cuando esté calentito, añadimos la quinoa, y la rehogamos durante un par de minutos. Vertemos 400mL del caldo de cocer el brócoli, salamos un poquito y llevamos a ebullición. Dejamos cocer durante unos 17 minutos o hasta que la quinoa haya absorbido todo el agua. Retiramos de la cazuela, y dejamos enfriar.
  4. En un recipiente apto para el microondas añadimos la zanahoria en dados, cubrimos con papel film y programamos 2 minutos a máxima potencia. Pasado este tiempo, retiramos la zanahoria del micro. Y al tendríamos cocida al vapor. 
  5. Por último, preparamos el aliño. Para ello, mezclamos la miel con la mostaza. A continuación, agregamos un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra, y emulsionamos removiendo desde el centro. Reservamos en una jarrita. 
  6. Cuando todos los ingredientes estén fríos, hacemos nuestra ensaladita. Mezclamos la quinoa con el brócoli rehogado, la zanahoria y el maíz. Agregamos un buen puñado de anacardos fritos, y acompañamos del aliño de miel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Analytics