sábado, 29 de julio de 2017

Tarta de queso fresco y miel, con higos y almíbar de miel y naranja


La mejor de las mejores tartas de queso que he comido en mi vida. Sí, sí. En serio.

Puede sonar excesivo, pero no estoy exagerando un ápice, de verdad. Lo comprobaréis (y me comprenderéis) en cuanto la hagáis en vuestras casas, en cuanto probéis un primer bocado. Con un solo mordisco entenderéis el porqué de mi frenético entusiasmo.




Cremosa, jugosa, tiernísima, suavísima... Una tarta de queso exquisita. Una tarta de queso que se deshace en la boca. Una tarta de queso que es una verdadera delicia.

En este caso, la he elaborado casi por completo con queso fresco tipo Burgos y, a diferencia de las otras cheesecakes que encontraréis en el blog, ésta la he horneado al baño María. No sé si esta otra forma de cocción o la utilización del queso fresco, la miel o una combinación de sendos factores es la responsable de que haya resultado una tarta de queso tan sumamente espectacular. 


Por último, como colofón, un almíbar espesito de miel y naranja y unos (bastantes) higos secos tanto para decorar como en su interior rematan tan suculenta e insigne tarta. 

Espero haberos convencido y que os pongáis de inmediato manos a la obra para degustar cuanto antes este dulce. Estoy totalmente convencida de que no os defraudará y de que pasará a engrosar vuestra lista de recetas favoritas en cuanto comáis un solo bocado. 



Tarta de queso fresco y miel con higos y almíbar de miel y naranja:

INGREDIENTES (para un molde de 18cm de diámetro)
- Para la tarta:
(Receta adaptada del libro "Making Artisan Cheesecake")

  • 500g de queso fresco tipo Burgos, machacado con un tenedor
  • 200g de queso de untar
  • 15g de harina
  • 130g de miel 
  • 3 huevos L
  • Ralladura de naranja (aproximadamente, media cucharadita)
  • 60g de higos secos picados 


- Para el almíbar de miel y naranja:

  • 100g de azúcar
  • 100g de agua
  • 80g de miel
  • La piel de un cuarto de naranja
  • Higos secos, cortados en mitades (unos 8 higos, aproximadamente)


PREPARACIÓN
- Para la tarta:

  1. Precalentamos el horno a 170ºC. 
  2. Mezclamos el queso con la harina durante unos 2 minutos, con el batidor plano. Añadimos la miel, y seguimos mezclando hasta que no queden grumitos.
  3. Agregamos los huevos, de uno en uno, procurando no añadir el siguiente hasta que el anterior no se haya incorporado a la masa. 
  4. Añadimos la ralladura de naranja y los higos picados (reservaremos unos pocos para añadirlos a la tarta una vez que la hayamos vertido en el molde).
  5. Vertemos la preparación en un molde con la base cubierta con papel vegetal, espolvoremos por la superficie los pedacitos de higos que habíamos reservado en el paso anterior y horneamos al baño María durante unos 50 minutos (a 170ºC).
  6. Una vez cuajada, sacamos la tarta del horno y la dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. A continuación, la llevamos a la nevera y la reservamos dentro durante un mínimo de 8 horas.

- Para el almíbar de miel y naranja:

  1. En un cazo, calentamos el azúcar con el agua, la miel y la piel de naranja. Llevamos a ebullición, y dejamos que hierva hasta que tenga la textura de un jarabe. En ese momento, apartamos del fuego y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  2. Cortamos los higos en mitades, y los añadimos al almíbar. Los dejamos dentro toda una noche. Al día siguiente, sacamos la tarta de la nevera, la desmoldamos y la servimos decorada con los higos y el almíbar.


¡¡Un besazo!!

2 comentarios:

  1. En cuanto a la combinación de ingredientes me parece de lo más atractivo, el aspecto estupendo. Dado tu entusiasmo no dejaré dé probarlo
    Blanca

    ResponderEliminar
  2. En esta época se complica lo de encontrar los higos secos... ¿Por qué otra fruta seca podría sustituírse? Se me ocurre que arándanos, ¿serviría?

    ResponderEliminar

Analytics