miércoles, 10 de agosto de 2016

Scones irlandeses con pasas y mucha mantequilla


¡Quién me iba a decir hace un año que a estas alturas estaría a un paso de ser oficialmente pastelera! ¡Aún no me lo creo! 

¡¡¡Solo me queda el Proyecto Final!!!

Mi gusto por la pastelería fue surgiendo poco a poco, desde que era niña. Disfrutaba rebuscando recetas entre las revistas y fichas de cocina que mi madre tenía por casa, para posteriormente probar a hacerlas yo solita. Entre algún que otro error y muchas satisfacciones, mi gusto por este universo fue en aumento. Ya algo más crecidita, sin pensarlo dos veces, abrí este blog, con el único objetivo de ir guardando en él esas recetas que probaba y me habían gustado. Sin darme apenas cuenta, a medida que me adentraba más y más en el mundo de la cocina, descubrí lo tremendamente feliz que me hacía elaborar productos de repostería, fueran del tipo que fuesen: dulces, salados, piezas de bollería... 




Con una carrera de Periodismo terminada, un Máster de Gestión del Patrimonio concluido y tres años de trabajo intermitente como redactora, decidí comenzar a formarme como pastelera. Opté por un curso online, para poderlo compatibilizar con mi profesión.

Un año después de aquella decisión, ¡¡¡solo me queda realizar el Proyecto Final!!!




Llevo ya unas semanas con ello, pero aún me queda muchííííííísimo. Creedme cuando digo que es mucho curro. Es como haberme puesto a hacer otro TFG o TFM, pero a nivel pastelero. Bueno, ya os iré informando de mis avances en próximos posts. Es también por este motivo, entre otros, por el que no puedo publicar nuevos posts de una manera más continua, aunque en casa no pare de hornear y probar, hornear y probar.


En fin, no os quiero aburrir más por hoy, y os dejo ya con la receta de unos ¡¡scones!! 

Unos scones con pasas y mucha mantequilla. Y es que, en este caso, suben -en parte- por el efecto de esta al fundirse, con lo que conseguimos que queden un poquito hojaldrados. Yo he utilizado mantequilla Kerrygold, que me parece de muy buena calidad, y resulta ideal para un dulce en el que la mantequilla tiene tanto protagonismo.



Scones irlandeses con pasas y mucha mantequilla:
Receta ligeramente adaptada de Epicurious
(Hice la mitad de la cantidad indicada en la receta original, con lo que me salieron 4 unidades grandotas)

INGREDIENTES (para 4 scones)

  • 100g de leche entera, fría
  • 25g de azúcar blanquilla
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 190g de harina
  • 1 y 1/4 cucharaditas de levadura química en polvo
  • 125g de mantequilla (100g, fría; y 25g, ablandada, pero no fundida) + 2 cucharadas más
  • 40g de pasas 
  • Azúcar moreno, para espolvorear 
  • Un poquito más de sal (mejor si es en escamas), para espolvorear 



PREPARACIÓN 

  1. Precalentamos el horno a 190ºC.
  2. Batimos la leche con el azúcar y la sal en un bol mediano hasta que el azúcar se haya disuelto.
  3. Tamizamos la harina con la levadura y reservamos.
  4. Cortamos 100g de mantequilla en cubos y los añadimos a la harina. Con las puntas de los dedos, vamos integrando los ingredientes, como si hiciésemos un crumble o streusel. Tenemos que lograr unas migas del tamaño de unos guisantes. A continuación, vertemos la mezcla de leche y removemos con un tenedor. Amasamos hasta que todos los ingrediente de unan. 
  5. Pasamos la masa a una superficie enharinada y la estiramos hasta lograr un rectángulo de unos 25X15cm, aproximadamente. Con el lado más largo frente a nosotros, pincelamos la masa con la mantequilla ablandada. Espolvoreamos las pasas y presionamos ligeramente para que se adhieran. Doblamos una tercera parte de la masa hacia el centro, después, repetimos la misma operación con el otro lado, pero sin que los dos lados de la masa se junten. A continuación, doblamos el centro. Volvemos a estirar la masa hasta lograr un rectángulo de unos 15x8cm, aproximadamente.
  6. Por último, cortamos la masa en cuatro trozos iguales, formando una cruz. Colocamos los scones sobre la bandeja de horno y espolvoreamos generosamente con azúcar moreno y un poquito de sal.
  7. Horneamos 25-30 minutos a 190ºC.
  8. Mientras tanto, clarificamos dos cucharadas de mantequilla. Para ello, la fundimos en un pequeño cazo a fuego medio-bajo. Cuando empiecen a formarse burbujas, retiramos del calor y con una espumadera quitamos la espuma que se habrá formado sobre la superficie. 
  9. En cuanto saquemos los scones del horno, los pincelamos con la mantequilla clarificada. Dejamos que se enfríen por completo sobre una rejilla y los servimos a temperatura ambiente.



Están buenísimos. Tenéis que probarlos.

Un besote 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Analytics