miércoles, 20 de abril de 2016

Pão de mel


Muy popular en Brasil, aunque de origen europeo, el pão de mel es un esponjoso y jugoso pastelito elaborado a base de cacao, miel y especias (clavo, canela, nuez moscada y, a veces, jengibre), cubierto por una irresistible capa de chocolate, y habitualmente relleno de cremoso dulce de leche.



Cuentan que la idea de bañar el pan de miel con chocolate se remonta a la época en la que el cacao fue llevado de América Central a Europa. Los pasteleros descubrieron que cubriendo el bizcochito con una capa de chocolate fundido, la masa mantenía su humedad y sabor durante más tiempo.

Con los años, la receta ha ido evolucionando hasta encontrar pães de mel rellenos de todo tipo de cremas y sabores. No es raro encontrarlos decorados y con coberturas variadas, ideales para fiestas y ocasiones especiales.



Los míos son un poquito más grandes de lo habitual. Y es que me pasé rellenando los moldes. Ya sabéis que a mí eso de escatimar no me va. Prefiero que sobre a que falte. Abundancia ante todo. No obstante, si deseáis reproducir esta receta lo más fielmente posible, os recomiendo rellenar una tercera parte de los moldes, o incluso menos. Con lo que si a mí me salieron 10 grandotes, lo mas probable es que obtengáis de 12 a 14 unidades.





Pão de mel:
Receta adaptada de la página de Facebook "Con el chef" (hice la mitad y sustituía algún ingrediente por otro)

INGREDIENTES

  • 140g de leche
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 3 clavos
  • 1/8 de cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 120g de miel
  • 2 huevos de la talla L
  • 40g de azúcar moreno
  • 75g de aceite de oliva virgen extra suave
  • 33g de cacao puro en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharada de levadura química en polvo
  • un pellizco de sal
  • 225g de harina
  • 200g de chocolate negro para postres, fundido
  • dulce de leche


PREPARACIÓN

  1. Comenzamos calentando en un caso la leche con la canela, el clavo, la nuez moscada, la vainilla y la miel. Dejamos reposar la infusión durante 20 minutos.
  2. Pasado este tiempo, batimos ligeramente los huevos con el azúcar moreno. Añadimos el aceite de oliva y mezclamos. A continuación, la leche infusionada (sin los clavos) y mezclamos muy bien todo.
  3. Por otro lado, tamizamos juntos el cacao, el bicarbonato, la sal, la levadura y la harina; y los añadimos a la mezcla anterior. Removemos con una espátula y rellenamos con la preparación una manga pastelera desechable. Cerramos muy bien, y dejamos reposar en la nevera durante una hora, mínimo.
  4. Precalentamos el horno a 180ºC.
  5. Con la ayuda de la manga, rellenamos una tercera parte de los moldes (previamente engrasados con aceite de oliva). Horneamos 18 minutos a 180ºC.
  6. Dejamos que enfríen por completo sobre una rejilla y, a continuación, los cortamos por la mitad con un cuchillo de sierra. Los rellenamos con dulce de leche, y los cubrimos con le chocolate fundido. Dejamos que la cobertura se endurezca completamente antes de servir.

¡¡Un besazo!!

2 comentarios:

  1. Conheço de ver em blogs , nunca fiz.
    Estes ficaram lindos e com um aspecto guloso.

    ResponderEliminar

Analytics