sábado, 20 de junio de 2015

Magdalenas de yogur


Vuelvo al dulce con unas magdalenas.

Sí, sí, habéis leído bien: magdalenas. Ni muffins ni cupcakes. Magdalenas caseras, como las que hacía mi madre cuando yo era una niña. Con ese sabor a casa. Ese aroma natural tan único que sólo la ralladura de limón le sabe dar a la masa. El olor del horno encendido, dentro del que crecen esponjosos pastelitos. Su calor reconfortante. Ese crujiente copete de azúcar que corona cada una de ellas y que no puedo evitar comer de un solo mordisco. 




Y como me ha dado por lo tradicional, por los sabores de la repostería de mi madre, las he hecho con yogur y mucha (bastante) ralladura de limón, y aceite de oliva virgen extra, ni mantequillas ni margarinas. Eso sí, no he podido resistirme a utilizar azúcar moreno blando por su dulce toque a melaza. Pero, por supuesto, si no lo tenéis o no lo encontráis, las podréis hacer mezclando azúcar blanco con azúcar moreno. No hay problema.


Por hoy, me despido y os dejo con la receta. No me gusta ser tan breve como lo estoy siendo últimamente, pero, al menos, hasta que termine este mes, no podré explayarme todo lo que me gustaría. La obligación manda. Las prácticas y el Trabajo de Fin de Máster (que ya he concluido y solo queda repasar y repasar y volver a repasar) me tienen sin apenas tiempo libre. Espero, a partir del mes que me viene, poder dedicarle más ratitos libres a este blog.


Magdalenas de yogur:
Receta del coleccionable "Ahorra con la cocina de temporada", número 40 

INGREDIENTES (para 18 unidades)

  • 3 huevos
  • 200g de light brown sugar 
  • 230g de yogur griego 
  • 80g de aceite de oliva virgen extra
  • La ralladura de un limón
  • 210g de harina
  • 1 sobre de levadura química en polvo
  • Azúcar blanco, para espolvorear sobre la masa de las magdalenas 


PREPARACIÓN 

  1. Precalentamos el horno a 180ºC. 
  2. Batimos los huevos con el light brown sugar hasta que hayan doblado su volumen y la mezcla sea muy espumosa. Añadimos el yogur, el aceite y la ralladura de limón, y batimos.
  3. Tamizamos juntas la harina y la levadura e incorporamos esta mezcla a la preparación anterior. Mezclamos con la ayuda de una espátula de goma hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Vertemos la masa sobre cápsulas de papel, procurando no llenarlas más de 2/3 de su capacidad y espolvoreamos un poco de azúcar sobre cada una.
  5. Horneamos 20 minutos a 180ºC. Dejamos enfriar sobre una rejilla.


Un besazo!!!

6 comentarios:

  1. ¡¡Deliciosas y mojaditas en el tazón de leche...ideales ¡¡¡Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, con leche o con un café están deliciosas. Ideales para el desayuno.

      Un beso!!

      Eliminar
  2. Claro que sí, magdalenas de las de toda la vida, de las de nuestras madres :) Casi casi iguales como las de la mía, pero es aspecto es idéntico, y único, porque no las encuentras en otro lado que no sea en casa, recién sacaditas del horno. Estas recetas merecen un hueco especial en nuestros blogs, para que no se pierdan nunca. Y mucho ánimo y fuerza para lo que queda de mes y puedas sacar con éxito las prácticas y el trabajo fin de master, ya verás como sale genial ;) 1 besazo y feliz finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias!!

      La verdad es que sí, no se pueden perder, tenemos que seguir preparándolas y difundiéndolas para que permanezcan para siempre.

      Un beso muy fuerte y muchas gracias por tu apoyo.

      Eliminar
  3. Pero qué bien te han quedado, de tanto en tanto esta bien hacer cosas así para ir variando, verdad?

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Y las recetas tradicionales siempre tienen un toque especial que las hace irresistibles y mucho más ricas que sofisticados dulces.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar

Analytics