jueves, 5 de junio de 2014

Cheesecake de vainilla relleno de frambuesas y arándanos


Mi memoria se está tornando en la de un pez.

¿¡¡Os podéis creer que pensé que había publicado esta tarta hace un mes!!?

Pues sí. Pero lo peor de todo no es eso. No, no.


Lo peor es que ¡¡¡he estado a punto de borrar TODAS las fotografías!!!

Veréis, en mi afán por hacer espacio en el ordenador (aunque haya sitio de sobra para esas fotos y otras muchas) me dispuse a llevar a cabo una de esas limpiezas fotográficas que tanto me gustan. Seleccioné las imágenes que (creí) ya había subido al blog y las envié a la Papelera. Me dirigí a este botón, puse el puntero sobre "Vaciar la Papelera de Reciclaje" y justo en el momento en que iba a clicar... decidí hacer un repaso a las imágenes... 



Puffff... =S

Menos mal que lo hice, porque entre ellas se hallaban las de la tarta de queso con vainilla más rica del mundo.

Aunque por un momento pensé que ya la habría subido al blog y muchos vosotros ya la habríais hecho en vuestras casas, en un instante de lucidez caí en la cuenta de que ¡¡NO!! Todo estaba en mi imaginación. 

¡Bendito botón "Restaurar"!



Ainnnnnssss...

Sólo espero que me podáis perdonar que os haya estado privando de probar esta tarta durante un mes.

Porque está buena no, lo siguiente.

Si os gusta el dulce sabor de la vainilla, y las avellanas son uno de vuestros frutos secos preferidos, estoy segurísima de que vais a querer comer de postre todos los días esta tarta. Es genial. Muy cremosa por dentro, con mucha (mucha) vainilla, rellena de frambuesas y arándanos frescos (mmmmmmm...) y con una base de galletas de lo más crujiente con un delicado sabor a avellanas tostadas.




Una delicia.


Cheesecake de vainilla relleno de frambuesas y arándanos
Receta adaptada de Bon Appétit, agosto de 1997


INGREDIENTES (para un molde desmontable de 23cm de diámetro)
- Para la base de galletas y avellanas:
  • 180g de galletas María
  • 120g de avellanas 
  • 30g de azúcar blanco
  • 75g de margarina fundida
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
- Para el relleno:
  • 2 vainas de vainilla (o 2 cucharadas de vainilla en pasta, esta opción resulta más económica y apenas lo vamos a notar en el resultado)
  • 80mL de nata líquida para montar (mín. 35% m.g.)
  • 675g de queso cremoso de untar (a temperatura ambiente)
  • 120g de azúcar blanco
  • 120mL de nata líquida para cocinar
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 4 huevos grandes (tamaño L)
  • 200g de frambuesas frescas
  • 300g de arándanos frescos
  • 1 cucharada de harina fina de maíz
- Para el topping:
  • 240mL de nata líquida para montar (mín. 35% m.g.)
  • 3 cucharadas de azúcar blanco
  • 1 cucharadita y media de vainilla en pasta
  • 60g de mermelada de frambuesas
- Para decorar:
  • Frambuesas frescas
  • Arándanos frescos



PREPARACIÓN
Para la base de galletas y avellanas:
  1. Precalentamos el horno a 180ºC. Mientras se calienta, trituramos el azúcar, las galletas y las avellanas. Añadimos la margarina fundida y el extracto de vainilla. Mezclamos todo bien, hasta conseguir una textura uniforme.
  2. Cubrimos con esta mezcla la base del molde y 3cm de pared. Presionamos bien para que quede compacto.
  3. Tapamos con papel de aluminio y horneamos 15 minutos a 180ºC. Transcurrido este tiempo, retiramos el molde del horno para que se enfríe la base de galletas, pero mantenemos la temperatura del horno a 180ºC.
Para el relleno:
  1. En un cazo, ponemos a calentar la nata para montar con la vainilla en pasta (o las semillas de las vainas). Cuando empiece a hervir, lo retiramos del fuego y dejamos templar.
  2. Por otro lado, en un bol grande, batimos el queso de untar con el azúcar hasta que esté cremoso. En este momento, agregamos la nata aromatizada con vainilla, el extracto de vainilla y la nata líquida para cocinar. Y seguimos batiendo hasta que la mezcla esté homogénea.
  3. Cascamos los huevos de uno en uno, batiendo bien después de cada adición.
  4. Por otra parte, en un pequeño bol mezclamos las frambuesas y los arándanos frescos con una cucharada de harina fina de maíz.
  5. A continuación, vertemos dos terceras partes de la mezcla de queso y vainilla sobre la base de galletas. Espolvoreamos las frutas rojas rebozadas en harina de maíz. Y terminamos vertiendo sobre las frutas el resto de mezcla de queso.
  6. Horneamos durante 1 hora y 10 minutos a 180ºC.
  7. Pasado este tiempo, sacamos la tarta del horno y la dejamos enfriar durante 10 minutos.
Para el topping:
  1. En un bol pequeño, mezclamos la nata para montar con el azúcar y el extracto de vainilla hasta que todo esté integrado (no batáis en exceso la mezcla, que sino tendremos nata montada!!!)
  2. Cubrimos la superficie de la tarta con este topping y horneamos durante 10 minutos a 180ºC. 
  3. Retiramos la tarta del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando esté fría, la dejamos toda una noche enfriar por completo sobre la encimera o en el frigorífico (si hace mucho calor).
  4. Por otro lado, calentamos la mermelada en un cazo, a fuego medio-bajo. Removemos para que se deshagan los grumitos. Cuando la tarta esté completamente fría, pincelamos su superficie con esta mermelada.
  5. Por último, decoramos con unas cuantas frambuesas y unos arándanos frescos. Y, ahora sí que sí, servimos.


Puede parecer más compleja que otras tartas de queso, pero es muy fácil. De verdad.Tan solo lleva un par de pasos más. Además, sólo por el resultado vale la pena. 

Es magnífica.


Un abrazo muy, muy fuerte!!! =D

4 comentarios:

  1. Una tarta muy rica y contundente, se ve genial.
    Besos cris y Laura.

    ResponderEliminar
  2. Seria mesmo uma pena se tivesse apagado as fotos pois este cheesecake merece ser apreciado.
    Além de ter ficado lindo tem tudo para me agradar.
    Comeria já uma fatia bem generosa
    bj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario!!
      Me alegro de que te haya gustado!

      Un beso.

      Eliminar

Analytics