jueves, 27 de febrero de 2014

Pie cremoso de arándanos


El pastel de hoy surge de mi extraña obsesión con los frutos rojos. 

Ya sabéis que si veo en el supermercado frambuesas, moras y/o arándanos una fuerza sin identificar me mueve a acercarme al lineal y hacerme con un par de cajitas de cada (como mínimo). Sobra decir que, una vez en casa, me las acabo comiendo yo sola cada vez que me acerco al frigorífico.



Esta semana esta situación se ha vuelto a repetir. Pero sólo hasta que después de haberme comido una cajita de frambuesas y otra de moras pensé seriamente en hacer algo provechoso con los arándanos. 



Antes de que en cuestión de un par de días acabaran también en mi estómago, los empleé como relleno de un pie (uno de mis pasteles más favoritos de mis pasteles favoritos). 



Pero esta vez el pie que os muestro es diferente. Está relleno de muuuchos arándanos y una cremita cremosa, cremosa; la masa de la base es muy crujiente y está ligeramente aromatizada con ralladura de limón, un sabor que va genial con este tipo de frutos rojos (hice la misma masa que para el pastel de queso con arándanos y ralladura de chocolate porque siempre me ha dado muy buen resultado: es rápida, no se pega en el molde y queda muy rica); y, por último, la superficie está cubierta por un crumble tremendamente dulce y crujiente. Todo el conjunto es brutal, pero tengo que reconocer que este crumble es mi debilidad. 



INGREDIENTES (para un molde de tartaleta de 20cm de diámetro)
- Para la masa:
  • 125g de margarina fría
  • 60g de azúcar blanco
  • 1 cucharadita y media de azúcar avainillado
  • 1 huevo mediano
  • la ralladura de medio limón 
  • 200g de harina de trigo

- Para el relleno:
  • 340g de arándanos 
  • 120g de azúcar blanco
  • 40g de harina
  • Un pellizco de sal
  • 2 huevos
  • 75g de nata líquida para montar (mín 35% m.g.)

- Para el crumble:
  • 30g de azúcar blanco
  • 30g de azúcar moreno (+ 1 cucharada para espolvorear abntes de hornear)
  • 60g de harina
  • 40g de margarina bien fría


PREPARACIÓN
- Para la masa:
  1. Amasamos rápidamente todos los ingredientes para la masa hasta obtener una mezcla homogénea. Formamos una bola y la envolvemos con papel film. 
  2. La reservamos en la nevera durante, al menos, 30 minutos.

- Para el relleno:
  1. Mientras la masa reposa, vamos preparando el relleno del pie. Precalentamos el horno a 175ºC. 
  2. Mezclamos el azúcar, la harina y la sal. Mientras batimos a velocidad media-baja agregamos los huevos de uno en uno, procurando no añadir el segundo hasta que el primero no esté prefectamente integrado. 
  3. Vertemos la nata y batimos hasta que la mezcla esté homogénea. Reservamos.

- Para el crumble:
  1. En un bol de tamaño medio, mezclamos los azúcares.
  2. Añadimos la margarina fría y mezclamos con la punta de los dedos, formando una especie de migas.

- Para montar el pastel:
  1. Cuando la masa se haya enfriado, la sacamos del frigorífico y la estiramos con un rodillo sobre una superficie enharinada (nos va a sobrar una pequeña bola que no tiraremos, nos servirá para cubrir la base de unas mini tartaletas que podremos rellenar con nuestra mermelada preferida). Le damos forma circular y cubrimos con ella la base y las paredes del molde, previamente engrasado con un poquito de margarina. 
  2. Sobre esta masa colocamos los arándanos. A continuación, sobre los arándanos vertemos la crema de nata y huevos.
  3. Cubrimos esta crema con el crumble. Y espolvoreamos con una cucharada de azúcar moreno.
  4. Tapamos la superficie del pastel con papel de aluminio y horneamos 20 minutos a 175ºC. Transcurrido este tiempo, retiramos el aluminio y subimos la temperatura a 180ºC. Horneamos de 32 a 35 minutos más o hasta que el pie adquiera un tono dorado.
  5. Retiramos del horno y dejamos enfriar por completo (lo mejor es que lo dejéis toda una noche). Desmoldamos y servimos.



8 comentarios:

  1. Mmmmm madremia que postre mas rico!!!! tomo nota de la receta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás qué bueno está. Es de los que no sobran ni las migas.
      Muchas gracias por tu comentario, Norma.

      Un besazo!! =))

      Eliminar
  2. Ficou uma tarte tão linda e com mirtilos agrada-me e muito
    bj

    ResponderEliminar
  3. Que buenoooo.... ahora no tenemos problemas ya que hay arandanos durante parte del año, bikiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón, es genial encontrarlos frescos durante todo el año. Así no tenemos excusa para no hacer recetas que los lleven como ingrediente principal. Jejejej
      Un beso y muchísimas gracias por tu comentario!! =D

      Eliminar
  4. Si se quisiera hacer en moldes individuales como afectaría al tiempo de cocción?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alba. Los tiempos de cocción siempre son orientativos, nunca exactos. Depende en gran medida del tipo de horno, su potencia y características, incluso del tipo de molde y sus medidas... No es algo que se pueda determinar de manera exacta, pero ten en cuenta que si tus moldes son mucho más pequeños que el mío, el tiempo de cocción deberías reducirlo casi a la mitad. No obstante, lo más seguro es estar vigilante, y que cuando la masa adquiera un bonito todo dorado, la saques del horno. Por ejemplo, yo los tendría unos 13 minutos tapados y otros 15-20 minutos más destapados, pero vigilando que no se quemen.
      Espero haberte ayudado.
      Un abrazo.

      Eliminar

Analytics