lunes, 9 de diciembre de 2013

Solomillo de Cerdo Wellington (Recetas navideñas, 2)

Si no hubiera sido por este blog muchas de las recetas que se preparaban en mi casa, se habrían quedado en el olvido. Jamás las habría vuelto a probar. Y habrían permanecido en mi mente como un vago recuerdo de mi niñez.


Ya sabéis, que si "esto no, que engorda", "esto otro tampoco, que tiene mucha grasa", "mejor esto otro, que es más ligero"..., y al final un día por otro, nos encontramos con recetas que jamás se vuelven a preparar.


Una verdadera lástima. Pero no he sido consciente de la importancia de guardar y seguir preparando estas recetas hasta que este blog no comenzó a dar sus primeros pasos.


De hecho, si no hubiera sido por este espacio, platos tan sencillos y ricos como el arroz en costra de mi madre, el cóctel de marisco de mi abuela o  la receta que hoy comparto con vosotros se hubieran perdido. 

Y no exagero. Lo más probable es que jamás hubieran vuelto a estar sobre nuestra mesa.


Pero aún no es tarde. Todavía estoy a tiempo de guardar en este blog la receta del solomillo Wellington que mi madre ha hecho toda la vida -o, mejor dicho, hasta que yo empecé a dar la lata con la medición de grasas y calorías-. Un solomillo de cerdo envuelto en hojaldre. 

Ñaaaaaaaaaaaaaaammmmm...

Con lo que me gusta el hojaldre!!! =D

¡¡Lo que me perdido durante todo este tiempo!!


Por cierto, he estado echando un vistazo por Internet y he observado que hay multitud de rellenos diferentes: de champiñones, de paté, de mostaza... -por poneros algunos ejemplos-. No obstante, en esta ocasión no he querido variar nada la receta (raro en mí). Quería hacerla tal y como mi madre la ha hecho siempre, con beicon.


INGREDIENTES

  • 1 solomillo de cerdo
  • 1 lámina de hojaldre (la mía era refrigerada)
  • 4 lonchas de beicon
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal 
  • pimienta
  • 1 huevo batido

PREPARACIÓN
  1. Comenzamos salpimentando la carne y precalentando el horno a 180ºC. Por otro lado, calentamos un par de cucharadas de aceite con un diente de ajo en una sartén y marcamos la carne.
  2. A continuación, cubrimos nuestro solomillo con las lonchas de beicon.
  3. Extendemos el hojaldre sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado, lo pinchamos varias veces con un tenedor y colocamos sobre él la carne. 
  4. Por último, envolvemos la carne con la lámina de hojaldre, procurando que no quede ningún hueco.
  5. Pintamos la superficie del hojaldre con huevo batido y horneamos durante 20 minutos a 180ºC o hasta que esté dorado.



La próxima receta volverá a ser navideña!!!!!!!   yuuuuuuuuuupiiiiiiiiiiiiii

¡¡Muy feliz semana!!

4 comentarios:

  1. Un manjar de dioses,Gracias por tu propuesta.Besosss

    ResponderEliminar
  2. Uma proposta perfeita para um dia de festa.
    Ficou lindo.
    Boa semana
    bj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. De hecho, en mi casa se solía hacer en navidades o cuando teníamos invitados.

      Muchas gracias por tu comentario!! =))
      Un beso.

      Eliminar

Analytics