domingo, 15 de diciembre de 2013

Pastel de Carne con Jamón y Huevo (Recetas navideñas, 4)

No sé si será por el ambiente navideño que ya se respira en las calles o simplemente por los cinco grados bajo cero con los que nos despertamos día sí y día también, pero la cuestión es que en esta época me apetece más que nunca meterme en la cocina a hornear y hornear tanto respostería como pasteles salados. 


Me resulta de lo más reconfortante del mundo ese calorcillo que desprende el horno y ese olor a recién horneado del que se acaba impregnando toda la casa. 
Pero no se trata de hornear cualquier pastel. No, no. Para que forme parte de mi lista de pasteles-preferidos-para-hornear-por-Navidad tienen que ser de carne o pescado y, además, estar cubiertos, sí o sí, esto es imprescindible, de una masa bien crujiente.


Dos condiciones que cumple a la perfección el pastel que hoy os muestro en este blog. Un pastel de carne picada relleno de huevo.


Como sabéis, la carne y yo no nos llevamos excesivamente bien, así que podéis creerme si os digo que este pastel está de vicio. Está muuuuuy bueno. Demasiado, diría yo; si es que se hace imposible no repetir. 


En primer lugar, acerca de la masa, os puedo decir que es muy fácil de hacer y que queda súper crujiente. Pero lo mejor es que es de las que se impregna de todo ese jugo que suelta la carne durante el horneado. Con lo que os podréis imaginar el sabor que acaba adquiriendo...

Ñaaaaaaaaaaaaammmmm...


En cuanto al relleno, además de bonito -ya que en cada ración que cortéis os vais a encontrar con un trocito de huevo-, está súper bueno. Es una mezcla de carne picada de ternera, jamón serrano y un poco de ralladura de limón. Una combinación más que recomendable.

Espero que os guste esta nueva idea para Navidad, Nochebuena o cualquier día que os apetezca.


Receta adaptada del libro The Great British Book Of Baking, pp. 189 y 204-205.


INGREDIENTES
- Para la masa:
  • 450g de harina tamizada (puede ser necesaria un poco más para amasar)
  • 1 cucharadita de sal
  • 150g de margarina
  • 137mL de agua
  • 136mL de leche
  • un huevo batido (para pintar la masa antes de hornearla)
- Para el relleno:
  • 650g de carne picada de ternera
  • 250g de jamón serrano cortado en taquitos
  • la ralladura de un limón
  • 4 cucharadas de perejil fresco picado
  • sal
  • pimienta
  • media cebolla grande (o una cebolla entera si es pequeña)
  • 3 huevos cocidos (tamaño L)


PREPARACIÓN
  1. Ponemos la carne picada en un bol grande. La mezclamos con el jamón serrano, la ralladura de limón, el perejil, un poco de sal, pimienta y la cebolla pelada y cortada en trocitos bien pequeños. Mezclamos bien toda esta preparación, la cubrimos con papel film y la dejamos macerar en la nevera durante un mínimo de una noche.
  2. Cuando la carne haya reposado, hacemos la masa crujiente. Para ello, agregamos la margarina, el agua y la leche a un cazo, y lo ponemos a calentar hasta que la margarina se haya disuelto (sin que llegue a hervir). Reservamos.
  3. Precalentamos el horno a 200ºC.
  4. Por otra parte, tamizamos la harina en un bol grande. Hacemos un hueco en el centro,  vertemos ahí la mezcla anterior y mezclamos vigorosamente con una cuchara de madera hasta obtener una masa suave y elástica. En este momento, si vemos que la masa aún no se despega de las paredes del bol, tendremos que ir añadiendo, poco a poco, más harina
  5. Cuando la masa sea elástica y moldeable (y no esté pagajosa), la dividimos en dos mitades. Estiramos una de ellas del tamaño de un molde alargado de 26cm x 12,5cm x 7,5cm, y cubrimos con ella la base y las paredes del molde, procurando que queden un par de centímetros de sobra por cada uno de los lados.
  6. A continuación, rellenamos hasta la mitad con la preparación de carne. Sobre la carne, colocamos los huevos y cubrimos éstos con el resto del relleno de carne.
  7. Estiramos la masa sobrante y le damos forma de rectángulo. Cubrimos con ella la carne y unimos esta masa con la que habíamos dejado que sobresaliera por los bordes.
  8. Le hacemos cuatro agujeros a la masa y la pintamos con huevo batido.
  9. Horneamos 15 minutos a 200ºC. Una vez transcurrido este tiempo, bajamos la temperatura del horno a 180ºC y horneamos durante 2 horas. Cuando haya transcurrido la primera hora, cubrimos con papel de aluminio el pastel para que no se queme.
  10. Cuando esté horneado, dejamos reposar durante unas 6 horas y servimos. Se puede comer tanto frío como caliente. Si lo deseamos caliente o templado, con meterlo unos minutos al horno a 180ºC será suficiente.



¡Feliz semana! =D

2 comentarios:

  1. Una idea fantástica para comer carne roja, además te ha quedado con una presentación impecable, nos gusta muchísimo!!!

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Me alegro de que os guste!!

      Un besazo!! =D

      Eliminar

Analytics