viernes, 11 de octubre de 2013

Tartaleta de Ricota con compota de Frutas Secas

Si no recuerdo mal, creo que en este blog nunca antes había publicado una tartaleta dulce de este tipo. Lo había hecho en versión individual, pero nunca había preparado una grande de la que salieran varias raciones.



Así que podemos considerar que esta es mi-primera-tartaleta-dulce.

Una tartaleta de la que, modestia aparte, estoy sumamente orgullosa, por dos motivos:


El primero, por la cremosidad y el sabor del relleno de queso. Está muy suave y nada empalagoso. Una razón motivada por mi extraña adoración a todos los pasteles, pastelitos o tartas dulces que lleven cualquier tipo de queso tierno, cremoso, de Burgos, etcétera. Una adoración que va a más si ese pastel o tarta en cuestión lleva una crujiente masa por debajo, como es el caso de ésta. 

Ñaaaaaaaaaaaaaammmmmm...



Y la segunda razón, por la compota que acompaña a la tartaleta, que a mí me parece súper otoñal, y que está requetebuena. Una combinación de mis frutas secas preferidas: higos, orejones y frutos rojos cocinadas en vino blanco. 

¿A que suena bien?


Aunque parezca un poco laboriosa, os animo a que la preparéis, porque el resultado merece (y mucho) la pena.

Receta adaptada de la Ricotta Tart with Dried Fruit Compote de  Epicurious.



INGREDIENTES

- Para la masa:

  • 120g de harina
  • 3 cucharadas de azúcar blanco
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 125g de margarina a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • la yema de un huevo grande
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de agua

- Para el relleno de queso:
  • 84g de queso cremoso para untar
  • 30g de azúcar
  • un pellizco de canela
  • 340g de requesón
  • 1 huevo entero y una clara de huevo, ligeramente batidos
  • un pellizco de sal

- Para la compota de frutas secas:
  • 600mL de agua
  • 600mL de vino blanco seco
  • 80g de azúcar blanco
  • 1/2 vaina de vainilla
  • la cáscara de un limón cortada en tiras
  • 150g de higos secos
  • 80g de orejones
  • 90g de frutos rojos secos (fresas, cerezas, cranberries...)

PREPARACIÓN

- Para la masa:
  1. Precalentar el horno a 190ºC, con la bandeja en el centro. Untar con margarina un molde alargado de tartaleta (el mío era de silicona).
  2. En un bol grande, batir con unas varillas eléctricas la harina, el azúcar y la sal, hasta que todo se haya mezclado. Agregar la margarina y la ralladura de limón, y volver a batir. En este momento, la mezcla quedará como grumosa. 
  3. Añadir la yema de huevo, el extracto de vainilla y el agua, y batir hasta que la masa sea uniforme y se despegue del bol.
  4. Sacar la masa del bol a una superficie enharinada y amasar hasta formar una bola. Con un rodillo,estirar la masa del tamaño del molde, y cubrir con ella el fondo y las paredes de éste.
  5. Dejar reposar la masa en un lugar fresco durante 45 minutos.
  6. A continuación, pinchar con un tenedor la masa y cubrirla con papel de hornear. Y sobre el papel, colocar unos garbanzos. Hornear la masa alrededor de 20 minutos a 190ºC o hasta que veamos que está cocida. Una vez horneada, dejarla enfriar completamente sobre una rejilla.
- Para el relleno:
  1. Batir el queso cremoso, el azúcar y la canela con ayuda de unas varillas eléctricas, a una velocidad media-alta, durante unos 2 minutos o hasta lograr una consistencia cremosa.
  2. Reducir la velocidad. Agregar el requesón, el huevo entero y la clara y un pellizco de sal. Batir hasta que todos los ingredientes se hayan integrado por completo. 
  3. Verter esta mezcla sobre la base de la tartaleta fría. Introducir en el horno durante 15 minutos a 190ºC.
  4. Cuando la mezcla de queso se haya cuajado, transferir la tartaleta a una rejilla para que se enfríe. Para que el relleno quede bien firme a la hora de servir, es importante que haya enfriado un mínimo de 8 horas.
- Para la compota de frutas secas:
  1. En una cazuela, calentar a fuego medio el agua, el vino, las semillas de vainilla y la cáscara de limón. Cuando esté caliente, añadir el azúcar. Remover para que se disuelva.
  2. Agregar los higos y dejarlos cocer a fuego lento, alrededor de 5 minutos. Pasar los higos a un cuenco.
  3. A continuación, añadir los orejones. De nuevo, dejarlos cocer a fuego lento unos 3 minutos. Pasar los orejones al cuenco en el que teníamos los higos.
  4. Por último, cocer a fuego lento las frutas rojas unos dos minutos. Sacarlas y juntarlas con el resto de la fruta.
  5. Llevar el sirope, de nuevo, a ebullición durante un cuarto de hora o hasta que reduzca a unos 240mL. Colarlo y servirlo junto con la fruta seca.






¡¡Disfrutad mucho del fin de semana!!

Un beso muy fuerte a todos 

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, Encarna!!
      Me alegro de que te guste!! =))
      Un beso.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Analytics