domingo, 23 de septiembre de 2012

Tarta de Manzana y Canela (sin azúcar)

¿A quién no le gusta una tarta de manzana? Es uno de los postres más populares y con multitud de distintas formas de prepararla. La que aquí os dejo es una idea más, pero con unas características que la hacen, si cabe, aún más apetecible: es ligera y sin azúcar. La masa quebrada la preparé con la Thermomix y sustituí el azúcar y la margarina (o mantequilla) por adulcorante y margarina "light". 
En el relleno abunda la fruta, tanto, que lleva nada más y nada menos que ¡un kilo de manzanas! Una fruta bien sana, ya lo decía el sabio refranero popular: "Estás más sana que una manzana". Un kilo puede parecer mucha manzana, pero es lo que hace que resulte una tarta atractiva y con una buena altura. Ye comentado que no lleva azúcar, pero si hablamos de grasa, una ración tan solo aporta 7 gramos de grasa. Se debe a que está preparada con leche desnatada y solamente dos huevos. Además el valor energético es de 279 kilocalorías.
¿Y de sabor? Imagináos, el sabor tan dulce de la manzana Golden junto con la masa quebrada y ese toque de canela, resulta una combinación de sabores excelente, que solo se puede conocer si se prueba.
Por postres como este, merece la pena pasar un ratito en la cocina, ¿verdad?
La receta que me ha servido de base para preparar esta rica y ligera tarta ha sido la de "Tarta de manzana clásica y muy ligera" del número 44 de la revista "Mía. Yo cocino".




INGREDIENTES (para 8 raciones)
  • Masa quebrada sin azúcar y margarina "light" (yo preparé la receta de masa quebrada con huevo del libro de Thermomix "Imprescindible para su cocina" a la que sustituí el azúcar por edulcorante y la mantequilla por margarina "light"). Si no, utilizad una de las que venden refrigeradas, pero es conveniente que la hagáis en casa porque la lámina comprada es demasiado delgada.
  • 1 Kg de manzanas golden
  • 2 huevos (tamaño XL)
  • 300mL de leche desnatada
  • edulcorante en polvo (al gusto)
  • la ralladura de un limón
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • canela en polvo
- Para decorar:
  • Unas ramas de canela
  • Unas hojas de hierbabuena
  • canela en polvo
  • edulcorante en polvo



PREPARACIÓN
  1. Untar con margarina "light" un molde desmontable de 23 centímetros de diámetro y espolvorearlo con edulcorante en polvo. A continuación, cubrir el molde con la masa quebrada.
  2. Pelar las manzanas y descorazonarlas. Cortarlas en rodajas finas.
  3. Distribuir parte de ellas sobre la base de la tarta, formando una capa más bien gruesa (más de la mitad de las rodajas que tengamos).
  4. Espolvorear con unas dos cucharadas de edulcorante en polvo, la ralladura de limón y un poco de canela en polvo por toda la superficie de manzana. 
  5. Colocar el resto de rodajas de manzana sobre la mezcla anterior.
  6. Batir los dos huevos con la leche desnatada, una cucharadita de esencia de vainilla y una cucharada sopera de edulcorante en polvo.
  7. Bañar con esta preparación la tarta.
  8. Introducirla en el horno durante 50-60 minutos a 180ºC o hasta que esté bien cuajada (después de hornearla, conviene dejarla enfriar del todo).
  9. Servir espolvoreada con canela en rama, edulcorante y canela en polvo, y unas hojitas de hierbabuena.

 

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Albóndigas de Pavo con Champiñones

Hacía bastante tiempo que no publicaba ninguna receta cuyo ingrediente principal fuera la carne. La verdad, es que en mi casa preferimos las verduritas. Pero hay que comer de todo y tanto la carne como el pescado son unas importantes fuentes de proteínas indispensables para gozar de una buena salud.
Y bien, como resultado de una ardua labor de investigación por mi parte, pero sobre todo por parte de mi madre, para localizar un tipo de carne y de pescado que me pueda gustar y que además no afecte negativamente a mis niveles de colesterol hemos dado con... las albóndigas de pavo. Al ser carne picada y además en forma de albóndigas resulta mucho más fácil de comer para quienes la carne no nos entusiasma en exceso y también para los más pequeños de la casa, que a veces les resulta complicado comerse un filete, y las albóndigas o los filetes rusos resultan unas buenas alternativas para ellos. Aparte, hay que añadir que el pavo es bajo en grasas, con lo que los niveles de colesterol no se suben por las nubes. La forma de hacerlas ha sido idea de mi madre y quedaron tan buenas que por eso he decidido compartirlas con todos vosotros. Un plato sencillo, para el día a día.



INGREDIENTES (para 3 personas)
  • Un envase de 12 unidades de albóndigas de pavo (360g)
  • media cebolla picada
  • dos tomates grandes rallados
  • un chorrito de brandy
  • una bandeja de champiñón laminado
  • un vaso de agua
  • una cucharadita de harina fina de maíz 
  • 2 hojas de laurel
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta blanca y negra molida
  • 6 huevos cocidos de codorniz





PREPARACIÓN
  1.  En primer lugar, cubrir el fondo de una sartén mediana con aceite de oliva virgen extra. Calentarlo y pochar media cebolla picada. Añadir un pelín de sal y dejar a fuego lento hasta que la cebolla esté bien blandita.
  2. Mientras, rallar dos tomates grandes y reservar.
  3. Cuando la cebolla esté bien pochada, sacarla a un bol y triturarla con la ayuda de una batidora eléctrica.
  4. Volverla a pasar a la sartén y añadir los tomates rallados. Freírlo todo junto.
  5. Con el sofrito hecho, añadir un chorrito de brandy y dejarlo hervir un par de minutos, hasta que evapore el alcohol.
  6. Añadir el champiñón laminado y rehogar.
  7. A continuación, pasar esta preparación a una cazuela. E incorporar el agua, dos hojitas de laurel, un poco más de sal y unas vueltas de pimienta. Y mezclar.
  8. Sacar dos dedos de este "caldo" a un vaso y diluir una cucharadita de harina de maíz. Verter la harina de maíz diluida en la cazuela y removerlo todo para que se mezclen los distintos ingredientes.
  9. Por último, incorporar las albóndigas de pavo y calentar a fuego fuerte hasta que rompa a hervir. Después, bajar el fuego y dejar a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos.
  10. Antes  de servir, acompañar con unos huevos cocidos de codorniz cortados en cuartos. 

sábado, 15 de septiembre de 2012

Tarta de Queso Fresco y Arándanos

Hay multitud de formas de hacer una tarta de queso con base de galletas. La que hoy comparto con vosotros es una que he visto en la revista "Me Gusta Cocinar" número 26. Me llamó la atención porque se elaboraba con queso fresco, ya que lo más común es que se hagan con queso de untar. Le he hecho alguna pequeña variación en cuanto al modo de prepararla y los ingredientes y sus cantidades. Por ejemplo, yo le he añadido edulcorante en polvo, ya que en la receta original no figuraba ni el ezúcar ni cualquier otro endulzante y le he puesto más queso.
Es una tarta muy sencilla y rápida, lo que sí que os recomiendo es un largo enfriado, de más de 24 horas, para que quede muy bien cuajada. Os lo digo porque es un relleno muy cremoso y blandito, casi tipo mousse y es importante que la gelatina cuaje bien, sino al desmoldar se os puede quedar un poco chafada. Pero si ha enfriado durante un largo rato, no tendréis ningún problema. Os lo aseguro.
SI hablamos del sabor, excelente. La mermelada de arándanos va genial con el relleno de queso fresco y gelatina de limón. 
¿Y el resultado? Creo que solo hay que ver las imágenes. Hablan por sí solas. Y además, lo más importante, se hace con margarina "light" y leche evaporada. No lleva nada de nata ni azúcar en el interior, con lo que se reduce mucho la cantidad de grasa y las calorías. Así que no hay excusas para no hacerla.
A mí me ha parecido una tarta de queso fabulosa, rica y además apta para guardar la línea. Ahora solo queda que vosotros la probéis y me contéis qué os ha parecido. ¡Manos a la obra!



INGREDIENTES 

- Para la base:
  • 24 galletas tipo María
  • 75g de margarina "light" fundida
- Para el relleno:
  • 500g de queso fresco
  • 410mL de leche evaporada
  • 250mL de agua
  • 1 sobre de gelatina de limón
  • 2 cucharadas soperas de edulcorante en polvo
- Para la cobertura:
  • Mermelada de arándanos
  • Arándanos frescos
  • unas flores y hojas de oblea



 PREPARACIÓN
  1. Triturar las galletas. Meterlas dentro de una bolsa  de congelación, cerrarla y pasar por encima un rodillo enérgicamente hasta que estén bien trituradas (no tienen que quedar echas polvo, también es importante que queden algunos trozos más grandes).
  2. Mezclar las galletas trituradas con la margarina fundida hasta que quede una pasta homogénea.
  3. Extender sobre un molde alto y desmontable de 18 centímetros de diámetro. Introducir en la nevera un rato para que se vaya endureciendo.
  4.  En un bol grande, añadir el queso fresco y triturarlo con la ayuda de una batidora eléctrica. Agregar la leche evaporada y seguir batiendo hasta que no quede ningún grumito. Reservar.
  5. A continuación, en un cazo poner a calentar 250mL de agua. Cuando empiece a hervir, retirar del fuego y añadir el sobre de gelatina de limón. Remover hasta su compelta disolución (ya fuera del calor).
  6. Verter la gelatina sobre la mezcal de queso y leche evaporada. Mezclar. 
  7. Añadir dos cucharadas soperas de edulcorante en polvo y remover un poco más.
  8. Sacar del frigorífico el molde de tarta y verter con cuidado sobre la base de galletas la mezcla anterior. 
  9. Introducir de nuevo en la nevera durante más de 24 horas para que obtengamos un relleno perfectamente cuajado y no nos dé problemas cuando la vayamos a servir.
  10. Una vez que tenemos la tarta bien fría, añadir sobre la parte superior la mermelada de arándanos (sin quitar aún el aro del molde).
  11. Retirar el aro del molde y decorar con unos cuantos arándanos frescos y unas flores y hojas de oblea.























miércoles, 5 de septiembre de 2012

Pastel de Calabacín con gratinado de Piñones (Thermomix)

Sigo con verduritas. En esta ocasión toca calabacín. Una verdura con un sabor muy suave pero que lo hagas de la forma que sea siempre está bueno. El motivo principal por el que me gusta este plato es porque todo el sofrito y la mezcla se hacen dentro de la Thermomix. Una gran ventaja que hace que ensuciemos tan solo el vaso del aparato y no se nos llene la cocina de olor a grasa y cacharros sucios.
Es un pastel muy jugoso y que queda bien blandito, pero que se cuaja perfectamente en el horno, sin problemas. Una jugosidad, la que tiene este pastel, a la que le va muy bien el crujiente y el sabor de los piñones tostados.
La receta la he sacado del número 47 de la revista oficial de Thermomix. Tal y como indican en la receta se debería haber cuajado en la varoma. Sin embargo, lo tuve el doble del tiempo que figura en la revista y, nada, no había manera de que se hiciera. Decidí meterlo al horno, y sin problemas. Así que metedlo en el horno hasta que, como todos sabemos, al introducir un palito de brocheta, éste salga limpio. Las cantidades también las varié. Además he conseguido reducirle considerablemente las calorías sustituyendo la mayonesa casera por la ligera. De este pastel obtendréis unas 6 raciones y cada una tan solo os aportará alrededor de las 293 kilocalorías. Así que otro plato ligerito. Aquí os dejo con este delicioso pastel de calabacín.


INGREDIENTES

- Para el pastel:
  • 600g de calabacín pelado y troceado
  • 200g de cebolla cortada en cuartos
  • 70g de aceite de oliva virgen extra
  • 5 huevos
  • 100g de nata líquida para cocinar
  • una pizca de sal
  • pimienta molida
  • margarina (la necesaria para untar el molde)
- Para el gratinado:
  • 3 cucharadas de mayonesa ligera
  • 40g de piñones



PREPARACIÓN
  1. Introducir el calabacín en el vaso de la Thermomix. Trocear 3 segundos, velocidad 4. Retirar del vaso y reservar en un pequeño bol.
  2. Sin lavar el vaso, añadir la cebolla junto al aceite de oliva. Trocear 4 segundos, velocidad 4.
  3. Colocar la mariposa en las cuchillas y programar 15 minutos, varoma, velocidad 1.
  4. Añadir el calabacín reservado y rehogar 20 minutos, varoma, velocidad 1.
  5. Mientras, untar un molde alargado de silicona con margarina y, sobre ella, colocar dos tiras de papel de horno cruzadas. Reservar.
  6. Transcurrido el tiempo, agregar los huevos, la nata, la sal y la pimienta. Mezclar 10 segundos, velocidad 3.
  7.  Verter esta mezcla sobre el molde poreviamente engrasado. 
  8. Introducir en el horno hasta que haya cuajado y la superficie se dore a 190ºC. 
  9. Dejar enfriar y volcarlo para desmoldarlo.
  10. Cubrir la superficie con unas tres cucharadas de mayonesa ligera y sobre ella espolvorear los piñones crudos.
  11. Gratinar en el horno unos 7 minutos a 200ºC en el horno precalentado. Servir caliente.




Así es cómo queda después de hornearlo. Os muestro esta imagen para que tengáis uan idea del dorado que tiene que coger la superficie en el horno:


domingo, 2 de septiembre de 2012

Corona de Acelgas y Queso (Microondas)

Después de un verano plagado de excesos en el que los helados, todo tipo de arroces, las patatitas fritas, las frituras de pescado, y un largo etcétera de bombas calóricas han abundado en la dieta de muchos españoles, llega el mes de septiembre, la vuelta a la rutina y, cómo no, los remordimientos al situarse delante de espejo.
En estos casos lo mejor no es, ni mucho menos, dejar de comer para perder esos kilos de más, sino optar por las verduras frescas, las frutas y controlar un poquito las cantidades. No obstante, a veces resulta algo difícil comer verde, sobre todo para quien no está demasiado acostumbrado. Creo que la receta que hoy os propongo es ideal para quien quiera aligerar la comida pero sin renunciar al sabor. 
Se trata de un pastel de acelgas, y aunque lo veáis muy verde, os aseguro que a lo que más sabe es a queso. Está muy rico, de verdad. Y lo más cómodo es que se hace en el mircroondas, con lo que en menos de 20 minutos lo tendréis listo para comer. La única grasa que lleva es la margarina que empleemos para untar el molde -y además es margarina light- y la del queso emmental -que en este caso estamos ante un queso graso con un 45% de materia grasa-, pero no importa porque lleva muy poquito y es lo que le da ese sabor tan bueno del que os hablaba unas líneas más arriba. Además la ración únicamente aporta 193 kilocalorías y unos 11 míseros gramos de grasa. Merece la pena ¿verdad?
Además, resulta un pastel muy jugoso y sabroso, y con un color muy atractivo. Por último, lo he acompañado de unas hojas de lechuga variadas y unos brotes de berro. La receta pertenece al número 26 de la revista "Me gusta cocinar".





INGREDIENTES
  •  600g de acelgas frescas (dos bolsas)
  • 3 huevos grandes
  • 60g de queso emmental rallado
  • 30g de pan rallado
  • margarina light (la necesaria para untar el molde)
  • sal
  • mezcla de pimienta blanca y negra molidas

PREPARACIÓN

  1. Cocer las acelgas en una cazuela con un poco de agua hasta cubrirlas durante unos 10 minutos.
  2. Escurrirlas bien y pasarlas a un bol grande. Triturarlas con ayuda de la batidora hasta obtener una especie de crema.
  3. Añadir el queso y el pan rallados e incorporar los huevos de uno en uno batiéndolo todo con la batidora. Salpimentar.
  4. Untar bien con margarina light un molde de corona apto para microondas. Verter en él la mezcla anterior.
  5. Cubrir con papel film e introducir en el microondas durante unos 17 minutos a 750 vatios (conviene comprobar que esté bien cocido transcurrido ese tiempo, si no, dejadlo un pelín más).
  6. Una vez cuajado, sacarlo del micro y dejarlo reposar unos minutitos. Desmoldar y servir acompañado de una ensalada variada.





Analytics